Una mañana perfecta para el día del Padre

Una mañana perfecta para el día del Padre

El día del Padre cae en sábado!

Eso es sinónimo de descanso, relax, dormir hasta un poco más tarde, ir sin prisas….Pero cuando tienes familia , y sobretodo niños pequeños, el inicio de día suele ser bastante caótico. Te levantan incluso antes que entre semana y normalmente a un volumen mucho más alto del deseado. Pones un pié al suelo con los ojos aún medio cerrados porque para ellos todo es YA.

Así que ese despertar tranquilo hace mucho tiempo que no lo disfrutas. Yo me considero afortunada y en alguna ocasión mi marido me ha traído el desayuno a la cama. Pero, cuanto hace que él no lo disfruta? Le has llevado alguna vez el desayuno a la cama?

Aunque lo hayas hecho seguramente no ha sido exactamente en un fin de semana cualquiera con los pequeños revoloteando alrededor.

Tener un buen día del Padre empieza con 5 minutitos más…

Esos 5 minutitos son para él, no para tí, no te emociones! A ti te toca madrugar un poco más de lo habitual para evitar que los peques asalten vuestra cama y el día empiece atolondrado como siempre.

Los despiertas y os encargáis de preparar un desayuno bonito. Preparáis una mesa con todo detalle; Un zumo de naranja, pan recién tostado. Algo de queso y jamón ibérico. Unos croassants , café y leche. Todo un buffet de desayuno en el que no falte ni el dulce ni el salado.

Y con todo listo y ese olor a desayuno recién preparado os vais a despertarlo todos juntos,sin gritos, sin prisas….Besos de buenos días y un “en 5 minutos a la mesa”. Que lo despierten con mimo, remolonear cinco minutos y levantarse con esa mesa preparada, puede ser un buen detalle para demostrarle lo importante que es en la familia.

Así empieza un verdadero sábado especial. A partir de ahí un detalle que hayan hecho los peques para él, una tarde en familia haciendo lo que más le guste, puedes planificar el día según sus gustos.

A veces olvidamos que esos pequeños detalles que a nosotras tanto nos gustan, también son bienvenidos por ellos. Solemos pensar en qué comprarle que le guste, cuando muchas veces lo que más hace falta es poder disfrutar de esos pequeños momentos que en nuestra vorágine pasamos por alto.

De nuevo una idea que de sencilla parece obvia, poco elaborada. Pero la realidad es que solemos complicarnos tanto la vida buscando “algo especial” que nunca encontramos el momento de tener ese detalle que parece demasiado sencillo….. Yo reivindico especialmente el “disfrutar más con menos y el placer de las cosas sencillas” .

Porque claro está que siempre hay cositas que te encanta que te regalen pero lo que deja mejor sabor de boca es que te hagan sentir especial, algo tan simple como eso.

Si te apetece preparar un desayuno especial puedes elegir una de nuestras propuestas (nosotros ponemos la parte salada al asunto) o buscar qué te apetece más ponerle, un buen jamón ibérico, un queso curado,tal vez algo de foie,… tu decides!

Si te apetece puedes compartir tus ideas para el día del Padre en los comentarios.

Un abrazo,

Ingrid



×