UNAS VACACIONES DE RELAX TOTAL, SÓLO LOS DOS

UNAS VACACIONES DE RELAX TOTAL, SÓLO LOS DOS

Estamos en pleno verano, y quien no se ha ido ya de vacaciones, está a punto de marcharse. Si eres como yo y aún no has hecho tus vacaciones, seguro que no dejas de pensar en ellas ¿A dónde iréis? Quizás os espera una romántica ruta por la Toscana, o un agradable crucero por el Mediterráneo, o quizás sois más de playa y pasaréis unas semanas tostándoos en la costa, o a lo mejor os espera la familia del pueblo. No importa, sea como sea, seguro que no veis el día para empezarlas.

Pero mientras llega ese día podéis hacer la espera más agradable. Os podéis organizar vuestras propias mini-vacaciones sin moveros de casa. Unas vacaciones de relax total, sólo los dos. ¿Qué os parece una cena para dos, en la terraza, con unas velas, algo de foie, queso y un buen vino? ¿No os seduce la idea?

El trabajo, las carreras constantes para llegar a la oficina, el estrés de los quehaceres cotidianos… a la rutina diaria se le añade además la presión de esas vacaciones que no llegan. Y necesitamos un tiempo especial para dedicarnos a nosotros mismos. En nuestras cajas de regalo encontrarás la excusa perfecta, la válvula de escape que hará que parezca que ya estás de vacaciones. Una sorpresa de embutidos artesanos, quesos y confituras con la que podrás organizar una velada especial.

UNAS VACACIONES DE RELAX TOTAL, SÓLO LOS DOS 1

Sobre todo, no dejes nada a la improvisación y tenlo todo preparado antes de la cena. En una cena especial, un momento de relax como éste, no son convenientes las ausencias. Así que lo mejor es tenerlo todo preparado muy cerca de la mesa. Una cena fría de embutidos, foie y quesos es una idea fantástica. Cuanto menos te levantes y más disfrutes de la conversación y de los detalles, mucho mejor.

La preparación de la mesa también es muy importante. No es necesario que sea una mesa muy elegante con mantelería de hilo fino, cristal de bohemia y cubertería de plata. Pero sí debe ser cálida y relajante. Unas velas sería fantástico y unas flores sencillas estarían muy bien.

El ambiente que rodea la mesa también debe contribuir al espíritu relajado de la velada. Estamos en pleno verano, así que cenar en la terraza o en el jardín, bajo las estrellas, con la suave brisa, sería algo increíble. Una música agradable con un volumen bajo puede darle el toque perfecto a la noche.

Tampoco es mala idea que os vistáis para la ocasión 😉 . No se trata de vestirse de etiqueta, no hablamos de una cena de gala, pero es algo que le dará otra perspectiva a la “cita”

Y, por supuesto, teniendo claro, que se trata de una cena sólo para dos. Una experiencia de absoluto relax. Los móviles deben estar apagados, que no molesten ni los amigos ni las amigas. Nada de intromisiones e interrupciones. Nada de referencias a terceros.

Mientras preparáis la cena podéis ir abriendo un buen vino y empezar a crear la chispa y la magia del momento. Lo  importante es pasarlo bien, relajarse y disfrutar de una noche especial. Es el momento de iniciar el arte de la conversación, buscar esos temas que os son comunes, que os interesan y os gustan a ambos, desterrando los problemas y las preocupaciones para otro momento. Hay que ser divertidos y positivos.

Y ya sólo nos falta hablar de la comida, un buen pan, unas tostadas y abrís una de nuestras cajas de regalo y os dejáis seducir por sus olores y sus sabores. ¿Qué os apetece hoy?

Podéis empezar con unas tostadas con foie gras que podéis combinar con la confitura de manzana y jengibre, una combinación muy atrevida pero deliciosa. Después quizás unas tostadas de confitura de pera y nueces con un buen queso curado. Entre los quesos hay para elegir, ¿el queso curado de oveja o el queso curado mezcla de cabra y oveja? Ambos son artesanos, elaborados de manera tradicional y están deliciosos.

UNAS VACACIONES DE RELAX TOTAL, SÓLO LOS DOS 2

Y también están los embutidos, tradicionales, con ese característico sabor de embutido de pueblo. El fuet, por ejemplo, típico de Cataluña, está buenísimo. Pero es que la longaniza de bodega es excepcional. Tiene un sabor suave pero repleto de matices. Y tampoco podemos olvidarnos del chorizo cular de León; o de la cecina que también es de León, ¡ si es que hay un mundo donde elegir! Porque además de estas opciones tenéis que añadir la del jamón ibérico de bellota ¿qué me decís? 😉

Vuestro paladar estará tan ocupado que, al final, no os acordaréis del postre a no ser que sea una delicatesen de brownie de chocolate ¡apunta!



×