Ya es hora de que conozcas nuestro secreto…

Ya es hora de que conozcas nuestro secreto…

Dejadme que os explique cuál es la parte que más me gusta de Original Taste & Co.

Vale, es cierto, hay muchas que me gustan (para eso la creé) pero hay un momento que es realmente especial.

No se trata de la búsqueda de artesanos que nos ayudan a poder ofrecer esos pequeños tesoros de nuestra geografía (seguimos en búsqueda constante…), ni tampoco de cuando dejáis vuestra opinión diciendo lo detallistas y majos que hemos sido. Todo eso me gusta… pero existe ese momento, en el que todo el esfuerzo vale la pena. En el que dejas de plantearte si durante la semana has invertido demasiado tiempo al trabajo o en si deberías haber pasado más tiempo con los peques de la casa. Ese momento en el que desaparece por completo la sensación de cansancio y como por arte de magia es substituida por una sonrisa en mi cara. Esa sensación es sin duda la mejor de todo lo que supone Original Taste & Co.

Justo en el momento en que me doy cuenta de que habéis contado con nosotros para un momento importante. A través de esas dedicatorias tan chulas que ponéis. Vale, de vez en cuando hay alguna sosona (pusimos la opción de enviar una foto en lugar de la dedicatoria para ese tipo de gente que prefiere una imagen a mil palabras).

Dedicatorias que dejan claro que enviáis una de nuestras cajitas para hacer feliz a alguien. Para decirle que te has acordado de esa persona en un día especial. O para darle las gracias. O para decirle que la quieres. O para desearle lo mejor. Incluso para decirle adiós.

Efectivamente, el mejor momento es cuando nos hacéis ver que nuestro “Embutidos que alimentan historias”, es mucho más que un claim bonito.
Y formar parte de esas historias da sentido a todo. Nos chifla dejar libre nuestra mente por unos instantes, volver a darle la imaginación de cuando éramos niños (sabéis de qué os hablo, no?) y montar en nuestra cabezota el escenario de vuestra historia. Esa de la que ahora ya formamos parte.

Y es gracias a vosotros. No es gracias a los quesos, ni la longaniza, ni las confituras, ni tan siquiera al jamón cortadito a mano… sois vosotros los que alimentáis nuestras historias. Y cómo a nosotros nos encanta leerlas y rellenamos los huecos con nuestra imaginación, hemos pensado en compartirlas con vosotros a modo de pequeñas entregas , como  “Historias ficticias basadas en dedicatorias reales” . Puede que consigamos que también esbocéis una sonrisa. Si lo logramos, habrá valido la pena.

Así que atentos al mail y a nuestras redes porque allí os iremos compartiendo esos pequeños fragmentos que nos emocionan cada día.

Llevamos unas cuantas historias acumuladas en nuestro cerebro. Y las que quedan…



×