Blog

Hoy me pongo manos a la obra en la cocina con una receta muy fresquita para este verano tan caluroso; macarrones con rúcula, tomate y mostaza. El tiempo de preparación no supera los 20 minutos así que ¡nada de perezas, a por ella!

Estamos en pleno verano, y quien no se ha ido ya de vacaciones, está a punto de marcharse. Si eres como yo y aún no has hecho tus vacaciones, seguro que no dejas de pensar en ellas ¿A dónde iréis? Quizás os espera una romántica ruta por la Toscana, o un agradable crucero por el Mediterráneo, o quizás sois más de playa y pasaréis unas semanas tostándoos en la costa, o a lo mejor os espera la familia del pueblo. No importa, sea como sea, seguro que no veis el día para empezarlas.

Si eres poco habilidoso en la cocina, no te retires! Esta es una receta rápida y sencilla que no requiere grandes dotes culinarios. Sólo sigue la receta , pon algo de atención y cariño y tachán! Te va a quedar un plato de profesional.

Este año parece que me he quedado sin vacaciones. Va a ser imposible escaparse unos días a ningún sitio, pero eso no significa que vayamos a quedarnos quietos ni a dejarnos vencer por el calor abrasador del verano! Además, con peques SIEMPRE es necesario un plan. Entretenerlos y mostrarles cosas nuevas es casi tan importante como cansarlos y que consuman toda esa energía que, a saber cómo, esconden esos pequeños cuerpecillos.

Llegado el verano ¡llega la temporada de ensaladas! Pero no te quedes en la típica “ensalada mixta” o similares. Hoy voy a experimentar un poco con la siguiente receta, apunta bien todos los ingredientes necesarios para llevarla a cabo:

Preparar una Panna Cotta no es tarea sencilla, pero al menos si provechosa ;) Pues con tan sólo 15 min de movimientos ya la tendremos hecha. ¿Lo malo? Es que habremos de esperar 3 horas para probarla, así que… ¡Cuánto antes te pongas mejor!

Realmente no tiene mucho secreto este tentempié veranil, lo que debemos tener en cuenta para disfrutar cada mordisco es que los ingredientes, como siempre, deben ser de calidad.

Una de mis noches favoritas del año está a punto de llegar, y aún no he definido mi plan para este mágico momento. Pero lo que está claro es que no pasará la noche de San Juan sin que salte una hoguera.  Vale, los que me conocéis personalmente sabéis que en todo caso será una mini-mini hoguera, pero es que la tradición hay que mantenerla!

Un bocadillo lo hace cualquiera, pero un señor bocadillo...un señor bocadillo es más complicado. Hay que ponerle esfuerzo, dedicación y mucho pero que mucho cariño. Y si a todo esto no le añadimos los ingredientes correctos y de calidad se quedará en un señorito bocadillo. Y esta claro que lo que tu y yo queremos es un SEÑOR bocadillo. Así que ¡manos a la obra!
×